Perú recupera piezas precolombinas Martes, Oct 14 2008 

Sacerdote Maya de la colección Patterson

Sacerdote Maya de la colección Patterson

 

 

En el día de la fecha el diario español El Mundo publicó que Perú ha recuperado 243 piezas precolombinas que fueron ocultas durante diez años y reclamadas por las autoridades del país americano.

         La operación se llevó a cabo mediante la intervención de la Brigada del Patrimonio Histórico de la Comisaría general de la Policía Judicial, quien ha entregado esta mañana a la ministra consejera de la Embajada de Perú en España dichos objetos culturales que han pertenecido a la “Colección Patterson”.

         Leonardo Patterson, dueño de la colección  que reúne más de 1.100 piezas  de arte precolombino únicas en el mundo procedentes de América central y de la cordillera andina creadas durante las diferentes épocas de la cultura aborigen y valuada en más de 100 millones de dólares, se había presentado en Santiago de Compostela hace diez años como coleccionista privado que por especial afecto a la cultura maya, azteca e inca accedió a mostrar su patrimonio en una muestra única que se llamó El espíritu de América prehispana: 3.000 años de cultura, la cual pudo contemplarse en el auditorio de Galicia, dependiente del ayuntamiento de Santiago, y en San Martín de Bonabal; pero  el evento que atrajo a diferentes personalidades, desde políticos a referentes de la cultura, resultó no ser una compilación particular sino el  fruto de saqueo y robo.

         Quien ha sugerido la investigación del coleccionista fue el holandés Michel Van Rijn, quien también participó de tráfico de reliquias arqueológicas pero actualmente arrepentido esta comprometido en la caza de saqueadores. Desde aquel momento Patterson ha sido investigado por la INTERPOL por robo y tráfico de animales y obras de arte, tanto en Estados Unidos como en Europa. Perú, por su parte, ha comenzado a reclamar la colección como propia, y de este modo,  se abrió la investigación que terminó con el allanamiento del almacén en Santiago de Compostela que albergaba las piezas abandonadas y en pésimo estado de conservación.

         Se han localizado 1760 piezas originarias de distintos países de Sudamérica. Tan sólo Perú solicitó la devolución de 243 objetos de la colección, ya habían sido devueltas otras 31 localizadas en diciembre del año pasado.  Pero también se trabajó en el armado de un inventario para ser enviado a través de la INTERPOL a todos los países del continente americano que pudieran ser afectados en la causa para que realicen sus correspondientes reclamos.

         En este marco de la lucha por la memoria hispanoamericana los datos son escalofriantes, se calcula que durante el siglo XVI y XVII, el saqueo comercial del cual participaron no sólo España y Portugal sino que también Italia, Holanda, Francia y Alemania, solamente en la península de Yucatán han sido saqueados el ochenta porciento de los asentamientos arqueológicos y hasta el año 1560, España extrajo de América lo que equivaldría a 500 toneladas de oro. Todo está documentado en los diarios de viaje de los conquistadores y especialmente en la denuncia de Fray Bartolomé de las Casas, considerado el primer defensor de los derechos de los indios. Pero hoy, más de quinientos años después no sólo se sigue reclamando a los distintos museos del mundo objetos americanos, un ejemplo es la resistencia del Museo de Etnología de Viena a entregar el penacho del emperador azteca Moctezuma, sino que se sigue lidiando contra la inescrupulosidad de los coleccionistas que, como aves de rapiña, con el afán de poseer objetos arqueológicos u obras de arte colaboran con el tráfico ilegal.

 

                                                                            

 

                                               Nota escrita por Mariana Muryn

                                               Fuente: Diario El Mundo

Anuncios

Sábado, May 24 2008 

No es un libro de historia, sino de historias

                            Por Mariana Muryn

 

El auge de los chismes llegó a la ciencias sociales

¿ Sabía usted que miniatura no ha de ser siempre pequeña , ya que no deriva de mini sino de minium, bermellón que era el color con el cual se decoraban algunos libros antiguos que se designaban miniaturas, aunque eran generalmente diminutos no fueron nombradas así por su tamaño sino por su color rojo?;  ¿que peripatético  eran los filósofos que seguían las doctrinas de Aristóteles que las exponía mientras paseaba?; ¿ que por muchos años se creyó el mito, con fuertes argumentos,  que existió una mujer que ocupó el cargo de Sumo Pontífice y se la llamó la Papisa Juana? ¿ y  que hubo un fuerte movimiento intelectual creado en Paris hacia el 1700 que afirmaba que el nacimiento de todos los cultos y religiones provenían de distintas derivaciones de un mito solar?

 

Un auténtico cajón de sastre, tal lo definió Carlos Fisas*, su autor, Historias de la Historia es una obra que recopila diversos sucesos o hechos de lo que es usualmente llamada la historia con minúscula.

Con una composición miscelánea el libro contesta interrogantes referidos a la segunda clasificación que hace, contado directamente al espíritu entrometido del lector. Todos sus escritos despiertan curiosidad pero en algunos otros también nos invita a la reflexión.

Para el escritor la historia está imaginariamente fragmentada en dos partes; por un lado la porción mundialmente conocida: los grandes sucesos políticos, económicos y sociales dispersos en crisis, revoluciones, monarquías, etc. y la otra que contiene los acontecimientos que no son convencionalmente contados en manuales de historia, y nombrados en colegios y universidades pero que forman parte del entramado general y sin ninguna duda lo condimenta, por eso su libro propone ir más allá de la macro estructura para penetrar en anécdotas, curiosidades, origen de proverbios, personajes, etimologías, sucesos y saberes de diferentes épocas y siglos.

Su obra nace cuando el autor, luego de ocupar una columna como anecdotario  en Radio Miramar de Barcelona y Radio Popular con varios años de éxito, decide finalmente aprovechar el caudal de información para volcarlo en el género literario o ensayístico, en cuatro tomos.

El estilo utilizado es simple, se ajusta a los requerimientos informativos-periodísticos que no es más que concisión para su comprensión eficaz. Se plantea un tema y se desarrolla en párrafos cortos o  también se apela a diálogos entre personajes. Asimismo, debe reconocerse que la organización de los temas tratados, no tienen orden cronológico ni temático. Éste funciona como una galera en la cual uno puede echar mano y sacar un pañuelo de color o un conejo según el azar. De todos modos, este punto puede considerárselo como una crítica negativa (absolutamente existen las críticas positivas) o bien como un seguimiento de  la misma línea de originalidad que propone el autor al romper estructuras; bien pudo haber pensado: – No quiero la historia habitual tampoco una publicación-. Todo es discutible a la hora de la crítica-.

Carlos Fisas asegura que utiliza diversos investigadores e historiadores como fuentes de consulta para llegar a seleccionar minuciosamente los temas y llegar al rigor histórico, pero el primer paso del proceso de difusión asegura que es la renovable curiosidad que lleva a cuestas. En definitiva la clave del éxito.

 

Sobre el autor 

* Carlos Fisas nació en Barcelona, España en 1919. No es historiador pero su naturaleza curiosa lo acercó a la investigación por medio de la lectura de las manifestaciones amorosas, religiosas e ideológicas del Occidente europeo a lo largo de la Historia. De este modo desarrolló una brillante carrera de conferenciante por diversas universidades y centros culturales  además de dedicarse al ejercicio radiofónico, siempre bajo el rótulo de “Historias de la historia”. Algunas de sus obras publicadas, además de la citada, son:

. Historias de las reinas de España. *La Casa de Austria
. Historias delas reinas de España / **La Casa de Borbón
. Frases que han hecho Historia
. Curiosidades y Anécdotas de la Historia Universal. Edad Antigua
. Historias de reyes y reinas
. Las anécdotas de los Borbones
 

 

 

Algunos relatos al tuntún:

 

Sobre el Ajenjo: también llamado cebsintio, es una bebida que alcanzó gran popularidad en el siglo XIX entre los ambientes literarios y proletariados. La bebida tan peligrosa para la salud fue prohibida el 16 de mayo de1915 en Francia debido al gran numero de franceses inútiles para el servicio militar ( recordemos que estaban en plena guerra mundial), debido a su alcoholismo.

Por cierto se lo llamaba Pernod  por ser la casa Pernod Fils la más importante fábrica de ésta bebida, lo que dio lugar a un juego de palabras < Pernod Fils, perd nos fils>, es decir: Pernod hijos, pierde a nuestros hijos.

Su nombre, deriva del latín  absintium y éste del griego con el significado de <no se puede beber> debido a  su amargo sabor . Pronto fue llamada por influencia artística la verde musa.

 

Alejandro Magno increpaba a un pirata que había capturado echándole en cara su profesión. – Soy pirata – se oyó responder – porque no tengo más que un barco. Si tuviera una flota, sería un conquistador. Alejandro le dejó en libertad.

 

 

Madrid fue la capital de Armenia cuando León de Lusignan era el rey de Armenia coronado en 1374, al año siguiente fue prisionero por los por los mamelucos, se lo obligó a abjurar el catolicismo y convertirse en mahometano a cambio de su libertad. Se negó y con la ayuda de Juan I de Castilla y Pedro V  De Aragón pudo quedar en libertad. Luego se trasladó a Europa y al visitar al Papa para una recompensa por su heroica hazaña, quien no le otorgo nada pero  Juan I de Castilla finalmente le otorgó el señorío de Madrid y Villareal. Pocos meses después se retractó diciendo que a la muerte de León V la actual capital española volvería a ser castellana y no enajenada más.

 

 

Pannota sobre el museo Xul Solar Sábado, Abr 5 2008 

Acuarela

 

 

Formar parte de una experiencia artística a través del visionario  y

místico sistema xul solar,  de eso se trata el museo Xul Solar o

Fundación Pan Klub, ubicado en la calle Laprida 1212, en donde

se expone de forma permanente gran parte de sus obras no sólo

pictóricas sino que también incluye algunos de sus grandes inventos, y

objetos personales reveladores del artista.

El proyecto del museo nació en el año 1987 bajo la perspectiva del

arquitecto  Pablo Tomas Bentìa quien ha apostado refaccionar la antigua

casa del pintor construida en 1870 creando un ambiente claramente

latinista y de acuerdo con la personalidad del artista al que se le ha dedicado

el espacio. Abrió sus puertas en 1993 y sin duda fue todo un logro.

Con éxito el arquitecto pudo plasmar la cosmovisión del Xul en el sitio, que está

subdividido en una planta baja, la cual cuenta con un ingreso con vista general

a la galería , un hall con exposiciones transitorias junto con sus mascaras,

hechas de alambre y madera, y objetos creados por él como su rosario de

madera, entre otras cosas.

Parte de la planta baja es el “Salón Pan club” armado con  piezas de

hormigón que se calzaron sobre fragmentos de muros de mediana altura

para lograr zonas de aire y luz, generando un juego de luces artificiales y

naturales que evocan la paleta de tonos cálidos y fríos utilizados en

sus obras con su técnica acuarelística.

Este  mismo salón almacena  primeras obras y etapa europea

del artista, que incluye parte de sus cartas de tarot, diseñadas por él mismo, y

su archivo personal como  libros de geofísica , astrología y sus primeros

apuntes de música. Por una escalera caracol se pasa al salón de reuniones

donde también puede apreciarse además de una  vista general del museo,

otra parte de su colección pictórica junto con su juego de ajedrez (“el pan

ajedrez”) y su piano, al cual modificó la escala musical tradicional.

Por último, a través de una escalera encajonada, que junto a un muro

recortado, produce una sensación de vacío, se accede a la planta alta, donde

se exponen maquetas pertenecientes a sus proyectos que corresponden a su

faceta como arquitecto.

Luego se conduce al patio, habitación y cocina perteneciente a la casa

original de Xul.

Por toda esta particular expresión arquitectónica, quien entra al museo y ve

su amplia creación, comprende que el artista fue poseedor de una

cualidad polifacética, que escapa mas allá de su creación artística.

Pintor, “escribidor” y pocas cosas más, duodecimal y catrólico (cabalista,

astrológico, liberal y cooperador), recreador, no inventor y campeón

mundial de un panajedrez y otra serie de  juegos que nadie juega, y padre

de una lengua que quiere ser perfecta y casi nadie habla, así se autodefinió

Oscar Alejandro Agustín Schulz Solari ,ya rebautizado Xul Solar, como

adaptación de sus dos apellidos.

Nació en 1887 en la Argentina de Miguel Juárez Celman, hijo de padre

alemán y madre italiana. En 1912, con la temprana edad de 16 años viaja a

Londres, junto a Petorutti, otro joven artista que aspiraba a su formación

artística en Europa. Allí se empapa de arte nuevo y antiguo, frecuenta la

vanguardia y comienza sus estudios de metafísica, mitología, budismo,

astrología, yoga e hipnotismo. En 1924, regresa a Buenos Aires y comienza

a manifestarse en él la relación entre palabra e imagen: un letrismo en

pintura que le ayuda a reforzar y aclarar su sentido. Este es el momento en

que se encuentra trabajando en la creación de una nueva lengua artificial, el

“Neocriollo”, que es un central proyecto destinado a la unificación de

América Latina. Un proyecto que Xul traduce en imágenes en obras como

Tlacot (1923) y en algunos de sus proyectos arquitectónicos.

Colabora vivamente en la revista Martín Fierro , circunstancia que le permite

conocer  a su “hermano espiritual” Borges, con quien comparte su interés por

el Iching, la cábala, y la lectura de  poetas místicos como William Blake.

Luego de su disolución, se refugió  en el trabajo solitario, pero sin pausas.

Nunca dejo de crear, es imposible calcular cuantos cuadros pintó, aunque

quizás ronden por los mil.

Nadie sabe si la esencia de sus trabajos fue cubista, expresionista, o

simbolista, él mismo fue escéptico de las etiquetas además de considerar,

influido por sus estudios sobre el diagrama duodecimal astrológico, que cada

estilo era una expresión de los temperamentos básicos y quizá bajo dicho teorema

fue posible su original construcción pictórica que escapa a cualquier clasificación, y fue a su vez,

revolucionaria dentro de un país autosatisfecho con su arte y

profundamente antagonista a lo verdaderamente renovador.

Xul Solar fue riguroso en su disciplina, pero indagaba otras dimensiones

Espirituales. Hizo del arte un elemento central pero no único en su

búsqueda.

“Él era un cosmopolita, un ciudadano del cosmos, la verdad es que le

interesaban todas las cosas por más mínimas que sean, o mejor dicho, para

él como para la divinidad, no había cosas mínimas, todo era digno de ser

estudiado y todo lo renovaba” Así lo definió Borges.

Sin duda, Xul solar también es digno de ser estudiado o simplemente de

Intentar desentrañar una lectura sobre su obra a partir de un abordaje que

nos acerca a su  complejo ser. 

 

Nota escrita por Mariana Muryn