Sacerdote Maya de la colección Patterson

Sacerdote Maya de la colección Patterson

 

 

En el día de la fecha el diario español El Mundo publicó que Perú ha recuperado 243 piezas precolombinas que fueron ocultas durante diez años y reclamadas por las autoridades del país americano.

         La operación se llevó a cabo mediante la intervención de la Brigada del Patrimonio Histórico de la Comisaría general de la Policía Judicial, quien ha entregado esta mañana a la ministra consejera de la Embajada de Perú en España dichos objetos culturales que han pertenecido a la “Colección Patterson”.

         Leonardo Patterson, dueño de la colección  que reúne más de 1.100 piezas  de arte precolombino únicas en el mundo procedentes de América central y de la cordillera andina creadas durante las diferentes épocas de la cultura aborigen y valuada en más de 100 millones de dólares, se había presentado en Santiago de Compostela hace diez años como coleccionista privado que por especial afecto a la cultura maya, azteca e inca accedió a mostrar su patrimonio en una muestra única que se llamó El espíritu de América prehispana: 3.000 años de cultura, la cual pudo contemplarse en el auditorio de Galicia, dependiente del ayuntamiento de Santiago, y en San Martín de Bonabal; pero  el evento que atrajo a diferentes personalidades, desde políticos a referentes de la cultura, resultó no ser una compilación particular sino el  fruto de saqueo y robo.

         Quien ha sugerido la investigación del coleccionista fue el holandés Michel Van Rijn, quien también participó de tráfico de reliquias arqueológicas pero actualmente arrepentido esta comprometido en la caza de saqueadores. Desde aquel momento Patterson ha sido investigado por la INTERPOL por robo y tráfico de animales y obras de arte, tanto en Estados Unidos como en Europa. Perú, por su parte, ha comenzado a reclamar la colección como propia, y de este modo,  se abrió la investigación que terminó con el allanamiento del almacén en Santiago de Compostela que albergaba las piezas abandonadas y en pésimo estado de conservación.

         Se han localizado 1760 piezas originarias de distintos países de Sudamérica. Tan sólo Perú solicitó la devolución de 243 objetos de la colección, ya habían sido devueltas otras 31 localizadas en diciembre del año pasado.  Pero también se trabajó en el armado de un inventario para ser enviado a través de la INTERPOL a todos los países del continente americano que pudieran ser afectados en la causa para que realicen sus correspondientes reclamos.

         En este marco de la lucha por la memoria hispanoamericana los datos son escalofriantes, se calcula que durante el siglo XVI y XVII, el saqueo comercial del cual participaron no sólo España y Portugal sino que también Italia, Holanda, Francia y Alemania, solamente en la península de Yucatán han sido saqueados el ochenta porciento de los asentamientos arqueológicos y hasta el año 1560, España extrajo de América lo que equivaldría a 500 toneladas de oro. Todo está documentado en los diarios de viaje de los conquistadores y especialmente en la denuncia de Fray Bartolomé de las Casas, considerado el primer defensor de los derechos de los indios. Pero hoy, más de quinientos años después no sólo se sigue reclamando a los distintos museos del mundo objetos americanos, un ejemplo es la resistencia del Museo de Etnología de Viena a entregar el penacho del emperador azteca Moctezuma, sino que se sigue lidiando contra la inescrupulosidad de los coleccionistas que, como aves de rapiña, con el afán de poseer objetos arqueológicos u obras de arte colaboran con el tráfico ilegal.

 

                                                                            

 

                                               Nota escrita por Mariana Muryn

                                               Fuente: Diario El Mundo

Anuncios